Inicio
 Nosotros
 
Gran Maestro
 Escuelas
 Formas
 Actividades
 Seminarios
 Bibliografías
 Artículos
 Historia

 Principios
 Rangos

 Noticias
 Maestros
 Rangos Altos

 Membresía
 Conferencias

 Fotos
 Videos
 Audio

 Películas y Documentales
 Cuentos e Historias
 
 Cocina y Alimentación
 Salud y Belleza

 Contáctenos
 Lista de Correo


 

 

Defensa Personal del Alma

por
Si Jo Dr. Mariano E. Rivera Sánchez

Gran Maestro del Fa Men Chuan

 

El desarrollo de la conciencia:

En el principio de los tiempos, el hombre era muy frágil; su existencia dependía principalmente de frutas y de residuos alimenticios de otros animales. Esta lucha por la existencia y por la búsqueda del alimento, convirtió al hombre en el depredador más formidable que ha existido en toda la historia.

Se puede considerar que la vida de los hombres es una síntesis de todo lo ocurrido en el planeta, pues a través de los tiempos han sufrido una serie de transformaciones y mutaciones que los convirtieron en seres más concientes de su responsabilidad.

Después de que ocurrió su primera iluminación conocida como “La Razón”, siguieron una serie de acontecimientos que dieron a la experiencia de vida del hombre un desarrollo conciente en el vivir y un deseo constante de ser mejor.

Desde los primeros tiempos y hasta el presente, el hombre ha vivido aprendiendo una serie de experiencias, con las cuales obtiene información del medio ambiente a través de los sentidos: la vista, la audición, el gusto, el tacto y el olfato que le han permitido conocer su mundo exterior. Toda esta información se ha ido guardando en su memoria. Poco a poco se ha dado cuenta que tanto los accidentes, el resultado de las experiencias vividas, así como el análisis de las mismas, le permiten obtener la solución a muchos problemas.

El hombre se dio cuenta que la vida es una serie de sucesiones y una eterna repetición de hechos: a la primavera le sigue el verano, luego viene el otoño y se finaliza con el invierno para luego repetir el proceso. Asoció que las experiencias del presente son repetitivas y que lo único que cambian son los lugares, las personas y las características.

Esto lo llevó en su momento a buscar formas más equitativas para mantener relaciones con los demás miembros de la comunidad basándose en la experiencia vivida. Y ya que la vida era muy difícil, encontró que la vida en comunidad requería la unión del esfuerzo conjunto en la búsqueda de una existencia mejor, con el objeto también de no tener que defenderse continuamente de sus congéneres ni de otras tribus más agresivas.

Como resultado de esto surgió la Actividad Espiritual y por ende la Deducción.

Con la Actividad Espiritual se amplió para el hombre el concepto de vivir. Comenzó a estudiar los valores sociales y a establecer la diferencia con los valores de conciencia, basándose en la búsqueda de la armonía de la existencia para “ser feliz y hacer felices a los demás”. Dentro del estudio y la práctica de los valores, el hombre los convirtió en una estrategia de transformación de la existencia.

Y así, tomando medidas para no cometer los mismos errores del pasado, comenzó a prepararse de antemano ante posibles dificultades, aprendiendo a juzgar los hechos actuales y comparando su similitud con los hechos del pasado. Surgió entonces la Previsión.

Se dio cuenta que también con la experiencia del presente unida con la del pasado, se podrían tomar medidas anticipadas con el objeto de lograr un fin. Evitó con mucho cuidado no repetir hechos negativos que pudieran influir en errores futuros. Así tuvo su origen la Prevención.

El hombre se dio cuenta de que era necesario un análisis ordenado y coherente dirigido hacia un objetivo, sin perder de vista los valores ni el sentido de la más estricta moral de conciencia y tomó las precauciones que provienen de la deducción, del tiempo, del lugar, del ambiente y de las contingencias que lo pudieran alterar. Así el hombre acompañó al raciocinio con el conocimiento de los elementos humanos, tomando en cuenta los conceptos abstractos y concretos que le permitieron buscar una síntesis de acción, tomando en consideración las posibles reacciones. De este resultado nació la Reflexión.

Dentro de la reflexión, el hombre empezó a analizar los hechos con cordura y sensatez, aprendiendo a discernir entre la verdad, el error, así como entre el bien y el mal. Clasificó entonces las ideas con un minucioso examen desprovisto de sentimentalismo y de cualquier opinión personal, ya que entendió que todo resultado debía ser afirmativo o negativo y si fuese neutral sería una opinión.

Si alguno de los elementos anteriores faltaba, el hombre se podía volver víctima del error y la ignorancia, ya que comprendió que la razón es el desarrollo armonioso de la verdad y que ésta produce tranquilidad de conciencia existencial. Convirtiendo su vida en un acto de Voluntad Consciente, se dio cuenta que la experiencia ajena podía ser tan útil como la propia. Los acontecimientos se repetían y de su correlación y equivalencia surgía la enseñanza.

Se percató de que si el conocimiento y la sabiduría se obtienen demasiado tarde, no sirven para evitar los contratiempos que ocasiona el ímpetu de la juventud. Desarrolló el arte de establecer la relación entre las cosas, analizándolas minuciosamente antes de aceptarlas, aplazarlas o desecharlas. Estableció el arte de la relación y la diferencia de las cosas. Nació la Razón.

Buscando el misterio que hay más allá de los hechos, tuvo que detenerse a examinar los peligros, continuando luego el camino con cautela. En una actividad consciente de los contratiempos involucrados y sin perder las metas ni el sentido de la realidad, se introdujo en los problemas, desafiando las razones ocultas que los producían, aprendiendo a juzgar sin pasión y sin interés personal en un Esfuerzo Continuo de los sentidos hacia un fin. Con sentido de Moderación, equilibrio, cordura, paciencia, sensatez y sobriedad, acallando las antipatías mal definidas, el hombre puso freno a su entusiasmo impetuoso. De esta Reflexión Serena y la Meditación surge entonces la Sabiduría. Analizando después todas las experiencias que da la vida, el hombre le llamó Cordura a ese conjunto de experiencias, es decir, la sabiduría que todos ansiamos.

Llegó un momento en el cenit de sus cavilaciones en el que llegó al vacío dentro del no ser, sin experimentar ansiedad, angustia, deseos, celos ni otros sentimientos negativos. Sintió su alma vacía pero plena de conciencia y de amor. Todo desapareció y en algún momento la luz invadió sus mundos interiores, el universo, la vida, la muerte, la luz y la oscuridad, lo finito y lo infinito, el principio y el fin. Se dio cuenta de que él es solamente un caminante en el camino, más allá de la ruta de la existencia. Experimentó un mundo nuevo y único, recorriendo un camino que sólo se penetra a través del dominio de los inmortal con amor y plenitud, y deseó compartirlo con los demás, dando nacimiento en ese momento a una Escuela y así, al inicio de un Linaje.
 

 

Pulse aquí para agregar o eliminar su correo de nuestra lista
Calle Adolfo Prieto 1521 local 102 primer piso Colonia del Valle, Delegación Benito Juárez. México DF - Teléfono: +52 53350226

Copyright © tayufamenchuan.com, 2008
SiSuk Wanda Marí Rivera Rivera :: SiSuk Mariano Rivera Torres